LA IMPACTANTE VERDAD POR LA CUAL NECESITAS DEJAR EL PORNO

Nuestras vidas en la actualidad se encuentran rodeadas de la inmediatez con las que obtenemos todo lo que queremos. 10,000 A.C te tardabas días en conseguir una buena cena que te duraba con suerte 3 días, hoy lo ordenas en Uber eats y ni preocuparte por si te aguanta la cena 3 días. Lo mismo pasó con el sexo, durante la época de Alejandro Magno, si eras parte de su ejército te podías permitir visitar los palacios especiales para disfrutar de los placeres de la vida. Pero para ello tenías que demostrar que eras un hombre digno de entrar allí, el dinero no bastaba pues el palacio era la recompensa para estos hombres. 

De alguna manera se lo ganaban. Ahora piensa tú, ¿qué cosas haces tú para ganarte a una mujer? Tan sencillo como abrir tu cel y poner la letra “p” para que en tu buscador aparezca pornhub, xvideos o cualquier otro sitio —y sí, yo también como todos los hombres fui adicto al porno—. De nada sirve comparar a hombres del pasado con los hombres de ahora, porque las épocas eran distintas, y en cada época existían distintos problemas y consecuencias. Es por ello que te voy a hablar de las consecuencias y problemas de nuestra época agárrate porque este post es largo y te va a volar el cerebro. 

Al ser una sociedad víctima de la inmediatez, los hombres que nacimos en los 90´s y todavía algunos otros durante la década de los 80´s. Crecimos con la pornografía al alcance de nuestros dedos. Esta fue la primera escuela que nos enseñaría a ser hombres y también a cómo se debe satisfacer a las mujeres el día que perdiéramos nuestra virginidad. Este es precisamente el problema, fuimos educados con fantasía barata en donde se nos fue implantando poco a poco la idea de que un hombre no es hombre si no cumplía sus fantasías sexuales, si no se acostaba con múltiples mujeres, si no hacía que gritaran de placer, y en el caso más común; un hombre no es hombre si no podía darle placer a la mujer. 

Todas estas cuestiones, que aprendimos de adolescentes las continuamos llevando con nosotros en el corazón cuando llegamos a la etapa adulta. Es decir, seguimos nuestros hábitos de masturbación en solitario viendo videos de cuerpos de mujeres: tetas, anos vaginas, clítoris, labios, saliva, sonidos, penes, huevos y todo lo que se te pueda ocurrir. ¿Te das cuenta de todo lo que acabo de mencionar? Exacto, eso fue lo único que te enseñó el porno, a ver eso. ¿Pero cuáles son las consecuencias? 

Primero hablemos de los problemas de eyaculación precoz: gracias a la pornografía tu cerebro fue aprendiendo inteligentemente durante años, a llegar rápido con cada gemido, cada vagina, ano, pene, eyaculaciones y videos que veías cuando te masturbabas. 

"El psicoanálisis habla de condicionamiento y realmente hay estudios sobre eso, pero yo creo que ocurre algo más que simple condicionamiento. El cual te explicaré al final". 

Es una excusa antigua —y si me lo preguntan muy tonta para nuestros tiempos— lo que llegan a decir algunos expertos en el tema de la eyaculación precoz; en donde dicen textualmente: “aprendió a llegar rápido por miedo a que lo descubrieran”. Lo siento, pero eso dejó de ser cierto, tal vez antes del porno masivo en internet ese hecho hubiera funcionado. Pero la verdad es que ahora el porno está creando eyaculadores precoces, debido a los procesos mentales a los cuales nuestro cerebro se encuentra expuesto. Es tanto el sobre estímulo al que los hombres se exponen, que aquellos que somos ansiosos, nos puede llegar a ir peor a la hora de tener una relación sexual con una mujer real, y ya no con la pantalla del celular. 

En el caso de la disfunción eréctil, lo mismo sucede como con la eyaculación precoz. La única diferencia es que aquí nuestro cerebro aprende a excitarse únicamente con partes genitales a velocidades altas. Que si veo este video, o que si mejor me voy a este otro, que si le adelanto a esta escena, justo donde se ve su vagina y sus pechos. Todos estos procesos mentales que tú no te das cuenta que ocurren en tu cerebro, lo que en realidad estás ocasionando es estar educando a tu cerebro para que solo al ver este tipo de escenas, te puedas poner duro. 

En pocas palabras estás desconectando tu mente de tu cuerpo, y solo estás viviendo en tu mente. Que no te sorprenda que a la hora de tener sexo, además de que no se te pueda parar, empieces a pensar demasiadas cosas. 

Finalmente, para los hombres que sufren de impotencia al no poder llegar cuando ellos quieren. Les ocurre lo mismo que a los eyaculadores y a los que no se les para. Aunque pudiera parecer una bendición no poder llegar, en realidad se convierte en un tormento tanto para uno mismo como para las mujeres que de igual forma terminan sintiéndose insatisfechas —aunque ellas tienen también disfunciones y problemas sexuales, pero ese será tema para otra ocasión—. Lo que el porno ocasiona en estos cerebros es una desconexión total de sus nervios (sensaciones del cuerpo) cada vez que son estimulados sexualmente. Debido a los altos niveles de excitación; y a su vez van creando una conexión entre los videos y el sistema nervioso del cuerpo. De tal forma que a la hora de tener relaciones, sus nervios dejan de sentir a menos que se eleven a altos niveles de excitación. 

Ahora te voy a explicar de forma sencilla qué es lo que los neurólogos dicen acerca de la pornografía. 

Nuestro cerebro al ser tan complejo es capaz de crear enlaces entre nuestro sistema nervioso, y el resto de otras áreas de nuestro cerebro. Pero específicamente en el sistema nervioso (neocórtex central) es donde se desarrolla la materia gris que recubre nuestro cerebro. No entraré en detalles, pero lo que ocurre aquí cada vez que vemos pornografía es que se libera una sustancia llamada dopamina. Misma que se encarga de hacernos sentir placer; al igual que cuando comemos chocolate, cuando ganamos una competencia, o cuando tenemos una experiencia sexual. Pero qué sucede cuando vemos y consumimos porno.  

Al ver y consumir alto contenido de excitación, nuestro cerebro está en constante producción de dopamina. Con el paso del tiempo se protege para no dañarnos a nosotros mismos. Por lo que dejamos de recibir la misma dósis. Es entonces cuando ocurre que, empezamos a buscar otro tipo de pornografía (fetiches, ebony, blonde, hardcore, lo que ustedes nombren); además de pasárnosla buscando el video perfecto para eyacular. Lo que no sabemos es que internamente estamos forzando a nuestro cerebro a que construya nuevas neuronas para que de esa forma podamos obtener nuestro premio en mayor dosis; la dopamina. 

De aquí que se derivan múltiples problemas sexuales como: la disfunción eréctil, la impotencia, la anorgasmia y la eyaculación precoz. 

Como puedes ver, no es un un condicionamiento como dicen los psiquiatras. En realidad, tu cerebro ya ha creado complejos atajos —o visto desde el lado neurológico, nuevas redes de neuronas— para estar en constantes niveles que permitan acceder a la dopamina. Piensa en la siguiente analogía: nuestro cerebro es una máquina tan compleja que es el mejor creando atajos para hacer automáticamente algo constantemente. Un guitarrista, por ejemplo: después de tanto practicar, sus dedos se mueven automáticamente a través de las cuerdas. 

Esto le permite ser capaz de dar conciertos sin la necesidad de estar viendo dónde coloca sus dedos en la guitarra. Lo mismo sucede con todo lo que haces, en el caso del porno tu cerebro creará atajos para ya sea: llegar más rápido, excitarse solamente con alto contenido sexual, o hacer que te vengas únicamente después de mucha exposición a la excitación. 

La pornografía es un problema muy severo que afecta primordialmente a los adolescentes, debido a que sus cerebros se encuentran en pleno desarrollo. Es por esto que ellos pueden ser los más afectados una vez sean adultos. Nuestras generaciones; hablo de las de aquellos que crecieron a principios de los 80´s, 90´s y 2000´s o llamados millenials y centenials. Son los que más van a sufrir de estos problemas. Lo peor de todo es que nadie se da cuenta de lo que está sucediendo. 

Porque todo mundo siente que es normal el consumir pornografía. 

Nuestros ancestros todo el tiempo veían pornografía; las mujeres desnudas que andaban por todos lados, después de la guerra, en los palacios especiales, con las prostitutas. Pero escucha, lo que dije, ellos todo el tiempo veían pornografía, mas no la consumían. Consumir significa ingerir para satisfacer, y en términos de la pornografía del internet: consumir significa ingerir lo que ves para eyacular. ¿Ahora notas la diferencia? Léelo de nuevo si aún no lo notas. 

Quiero aclarar que los problemas sexuales por los que pasamos los hombres siempre han existido, y al final los hombres siempre se terminaban de dar cuenta que no eran problemas. Porque los mismos hombres se percataban que eran ellos mismos los que los habían generado. El problema en la actualidad es que la forma en la que consumimos la pornografía, acelera que un mismo hombre se cree problemas incurables e intratables porque no ven que el problema no está en el exterior sino en el interior; en sus neuronas que se han creado gracias al porno. 

Se vienen épocas muy difíciles hermanos, épocas en donde los mismos “expertos” como los doctores que tratan los problemas de eyaculación precoz, disfunción eréctil e impotencia, empiezan a recetar medicamentos para curar estos “males”, cuando no se dan cuenta de la raíz del problema. Inclusive existen sexólogos y sexólogas que en pos de verse totalmente abiertos hacia el tema del sexo. Te dicen que está bien que veas pornografía. Porque es normal todo mundo lo hace. 

Esto es lo más triste porque los mismos expertos no saben del tremendo impacto que crea la pornografía internamente en nuestros cerebros. Entonces surge la pregunta y ¿cómo es que tú lo sabes y los doctores no? Verás, lo mismo ocurrió con las guerras de tabaco hace años; las estrellas de cine fumaban y se veían bien, por ende, las personas también empezaron a fumar para verse bien, las excusas eran que calmaban sus nervios y los hacia ver sofisticados. Durante aquellos años nadie estaba consciente de que el cigarro era malo. Pero tiempo después cuando la gente comenzó a morir a temprana edad, el miedo se instauró en la sociedad. Las compañías que vendían cigarros comenzaron a desmentir que el tabaco fuera el causante de las muertes culparon a otros productos de la tierra y del ambiente. Pero claro, en aquella época era moralmente incorrecto hacer estudios diciéndole a unos que fumaran durante un año y a otros que no lo hicieran para descubrir si efectivamente el tabaco era malo. 

Gracias a esto, surgieron las compañías que empezaron a esparcir desinformación en toda la sociedad, con expertos doctores que afirmaban que el cigarro no generaba ningún mal para la salud. Cuando lo único que hacían era esparcir información falsa avalada por médicos pagados e ignorantes para seguir vendiendo. De hecho, hay una ciencia que estudia la producción cultural de desinformación a nivel científico y se llama Agnotología. 

Para todas las personas de aquellos años era muy difícil imaginar que el cigarro les generaba un daño irreparable internamente —aunque actualmente sabemos que ahora las cajetillas traen sus advertencias—. Lo mismo está ocurriendo en pleno 2020 con la pornografía, va en aumento acelerado, y cada vez se unen más hombres, y por si fuera poco las mujeres también; al creer que si no ven pornografía no son normales. Esta es la razón por la cual no se dice nada todavía a nivel mundial, porque al igual que hace años, ahora es inmoralmente correcto hacer estudios en adolescentes que consumen porno durante un año, y adolescentes que lo dejen durante todo el año. 

"Sin embargo, es mucho más triste saber que hay expertos sexólogos y doctores ignorantes que no tienen idea de esto, o peor aún, que lo sepan pero prefieran seguir ganando dinero a costa de los traumas de los hombres". 

Así que hermano si has leído todo este artículo es porque cada vez más hombres necesitan saberlo y es tan importante que empecemos a concientizarnos que dentro de 10 años más sino es que menos, la pornografía se va a convertir en un verdadero cáncer para la sociedad. Van a haber muchas excusas de aquellos hombres que dicen que únicamente ven porno bueno, no del malo. Es decir, ven porno casero, pero seguirán sin darse cuenta que su cerebro no distingue entre porno bueno y malo. Al cerebro lo único que le importa es protegerse creando atajos y recableando por dentro para conseguir dopamina a través de nuevas neuronas.  

Es nuestra responsabilidad como hombres empezar a educar a nuestros hijos y a los adolescentes en las escuelas para que al igual que las cajetillas de cigarros con advertencias de muerte; comencemos a informarles a los demás lo que causa la pornografía realmente dentro de nuestros cerebros. Sin embargo, no todo está perdido no te alarmes, como te dije, nuestro cerebro es una hermosa máquina compleja, todo lo que tienes que hacer es dejar de ver porno y solito tu cerebro comenzará a recuperar su estado neuronal equilibrado. 

Si te ha encantado el artículo y quieres mucha más ayuda sobre todos estos temas únete a la escuela Hoxgend y espera los próximos cursos que se irán abriendo poco a poco para ayudarte a ti hermano. No tengas miedo, al contrario, alégrate de que estás aquí conmigo para ayudarte a recuperar tu camino y tener la vida sexual que deseas. Comparte este artículo con más amigos y hombres que sepas que lo necesitan, no tenemos por qué luchar solos. 

“Es más valiente aquel que conquista sus deseos, que aquel que conquista a sus enemigos; porque la victoria más difícil es la de uno mismo”. —Aristóteles.  

 

Dedicado a ver crecer hombres de verdad,

Max Lanverz  

Referencias: 1) Deirdre Barrett, "Supernormal Stimuli," HuffPost Books, June 16, 2010, http://www.huffingtonpost.com/deirdrebarrett/supernormal-stimuli_b_613466.html. 2) Eric J. Nestler, "DeltaFosB: a Molecular Switch for Reward," Journal of Drug and Alcohol Research, 2 (2013), doi:10.4303/jdar/235651. 3) G.J. Meerkerk, R.J. Van Den Eijnden, H. E. Garretsen, "Predicting compulsive Internet use: it's all about sex!" Cyberpsychol Behav 9/1 (2006): 95-103. 5) Simone Kühn and Jürgen Gallinat, "Brain Structure and Functional Connectivity Associated With Pornography Consumption: The Brain on Porn," JAMA Psychiatry (2014), doi:10.1001/jamapsychiatry.2014.93. 6)Tara Berman, MD, " Sexual Addiction May Be Real After All," ABC News, July 11, 2014, http://abcnews.go.com/blogs/health/2014/07/11/sexual-addiction-may-be-real-after-all. 7)Donald L. Hilton, Jr., MD, "Pornography addiction – a supranormal stimulus considered in the context of neuroplasticity," Socioaffective Neuroscience &&&sychology 3 (2013), http://dx.doi.org/10.3402/snp.v3i0.20767. 8) N.D. Volkow, "Addiction: decreased reward sensitivity and increased expectation sensitivity conspire to overwhelm the brain's control circuit," Bioessays 32/9 (2010): 748-755, doi: 10.1002/bies.201000042. 9) Adam Withnall, "Pornography addiction leads to same brain activity as alcoholism or drug abuse, study shows," The Independent, September 22, 2013, http://www.independent.co.uk/life-style/health-and-families/health-news/pornography-addiction-leadsto-same-brain-activity-as-alcoholism-or-drug-abuse-study-shows-8832708.html. 10) Y. Zhou, et al., "Grey matter abnormalities in Internet addiction: a voxel-based morphometry study," Eur J Radiol 9/1 (2011): 92-95. doi: 10.1016/j.ejrad.2009.10.025. 11) Robot Handjobs Are The Future, And The Future Is Coming," HuffPost Live, November 13, 2013, http://live.huffingtonpost.com/r/archive/segment/robot-handjobs-are-the-future-and-the-future-is-coming/5283e961fe34444eb70002bd. 12)P.J. Kenny, G. Voren and P.M. Johnson, " Dopamine D2 receptors and striatopallidal transmission in addiction and obesity," Curr Opin Neurobiol, 23/4 (2013): 535-538, doi: 10.1016/j.conb.2013.04.012. This has been confirmed by German researchers Simone Kühn and Jürgen Gallinat, "Brain Structure and Functional Connectivity Associated With Pornography Consumption: The Brain on Porn," JAMA Psychiatry (2014), doi:10.1001/jamapsychiatry.2014.93.